Skip to main content

La otitis media crónica (OMC) es la inflamación de la mucosa del oído medio que se mantiene más de 12 semanas sin mostrar tendencia a la curación. Persistencia de otorrea continua o intermitente.

Las OMC según su localización las podemos clasificar en:

  • OMC con perforación central.
  • OMC con perforación marginal.
  • Colesteatoma.

 

1. OTITIS MEDIA CRÓNICA CON PERFORACIÓN CENTRAL.

 

Etiología

Infección bacteriana continuada originada por gérmenes patógenos. La infección puede ser monomicrobiana o puede estar ocasionada por una flora mixta.

 

Patogenia

En el oído medio y la rinofaringe existe un equilibrio entre la flora bacteriana y las condiciones inmunológicas del huésped y el ambiente. Cuando se rompe da lugar a una infección óptica aguda. Pero para que este proceso se cronifique es necesario que haya condiciones que favorezcan la situación por parte de los huésped-ambiente-gérmen.

La OMC se desarrolla a partir de:

  • Otitis aguda exudativa, sobre todo, cuando este cuadro reaparece con frecuencia.
  • Otitis secretoras mantenidas o repetidas: la membrana timpanica se va hundiendo hacia el promontorio dificultando a ventilación y favoreciendo una sobreinfección.

 

Anatomía patológica

La infección crónica del oído medio conduce a la aparición de lesiones anatomo-patológicas en la mucosa de la caja del tímpano y en la membrana timpánica.

  • La mucosa de la caja está en una situación de inflamación crónica inespecífica. Está engrosada por el edema y la vasodilatación. El engrosamiento de la mucosa se manifiesta con distintas lesiones proliferativas y generalmente poseen dos formas: granulada, cuando son muchas, pequeñas y difusas. O pólipos: cuando son únicas u voluminosas.
  • La mucosa de la membrana timpánica está agujereada por una perforación central.  Afecta a la pars tensa sin acercarse a sus márgenes periféricos.

 

Clínica

 Puede darse en uno o ambos oídos. Suele manifestarse en la infancia con niños catarrosos, con deficientes ventilaciones de la caja timpánica. 

Presencia de otorrea, mucosa o muco-purulenta relativamente clara, CAE húmedo. 

Perforación central: observada con el otoscopio. Esta perforación central puede ser de aspecto variable: Circular o pequeña, siguiendo una forma de riñón bordeando el mango del martillo. De tamaño moderado, frecuentemente encontrada en el cuadrante antero-inferior y de gran tamaño afectando a todos los cuadrantes y dejando al desnudo el mango del martillo permitiendo ver las lesiones asentadas en la mucosa de la caja timpánica.

Hipofuncionalidad de la trompa de Eustaquio: observada con la maniobra de Politzer, Valsalva, auscultación y timpanometría.

Hipoacusia de transmisión con un umbral de entre 20 y 50 dB explorada con la audiometría. 

 

Pronóstico

Por lo general no sufre complicaciones a lo largo de su evolución. Es una enfermedad que frecuentemente no responde bien al tratamiento, por lo que el paciente posee un déficit funcional auditivo.

 

Tratamiento

Lo primero es curar la infección y después procederemos a realizar una tímpanoplastia que es una cirugía de reconstrucción y reparación de las secuelas funcionales.

 

 

2. OTITIS MEDIA CRÓNICA CON PERFORACIÓN MARGINAL

 

Etiología

Lo más frecuente es que el determinante principal sea el padecimiento de una otitis hipervirulenta, que acarrea necrosis de la mucosa y de las paredes óseas de la caja timpánica con perforación de la membrana timpánica.

 

Patogenia

La OMC con perforación marginal aparece más frecuentemente tras una otitis aguda necrotizante (sobre todo durante la infancia). Se suele asentar siempre en la Pars fláccida de la membrana timpánica.

 

Anatomía patológica

Se encuentran lesiones por inflamación crónica de la mucosa (granulaciones y pólipos) similares a las de la OMC con perforación central. Pero además existen características anatomo-patológicas de este cuadro:

  • Las lesiones óseas: pueden tener lugar por la osteítis originada en la situación de infección crónica o por la acción osteolítica del colesteatoma, debida a la presión directa que ejerce. Existe destrucción ósea en la cadena de huesecillos y en las paredes del oído medio. La osteolísis de la cadena osicular suele comenzar con la destrucción de la rama larga del yunque, pudiendo extenderse después a otros huesos y hacer desaparecer la mayor parte de su estructura. La osteolísis de las paredes difunde principalmente hacia el antro y mastoides, como esta es compacta resiste durante mucho tiempo la acción destructiva.
  • El colesteatoma: formación tumoral habitualmente ligada a una otitis media crónica con perforación marginal. Pero también puede constituir una entidad independiente.

 

 

3. EL COLESTETOMA DEL OÍDO MEDIO

Es una masa formada por células epidérmicas descamadas y cristales de colesterol que se desarrollan en el oído medio como consecuencia de la inflamación de la caja timpánica. Puede progresar y comportarse como un tumor erosionando las paredes de la cavidad ósea, destruyendo (parte o totalmente) la cadena de huesecillo e invadir las meninges y el cerebro. El tratamiento es quirúrgico.

 

Patogenia

 El colesteatoma es una formación constituida por acúmulo de tejido epidérmico queratinizado muerto en el oído medio que sustituye al mucoso que puede llegar al oído medio de varias maneras:

  • Colesteatoma congénito: originado por alteraciones en el desarrollo embrionario.
  • Colesteatoma adquirido: provocado por anomalías en el oído medio del niño o del adulto. Puede ser primario, cuando no está relacionado con otitis previas o colesteatoma adquirido secundario, cuando es precedido por varias otitis.

 

Clínica

Los síntomas más llamativos son la otorrea e hipoacusia. La otorrea suele ser mantenida pero escasa, pardusca, purulenta y fétida. Ocasionalmente puede aparecer otodina, sensación de presión o dolor hemicraneal, generalmente porque el colesteatoma genera presión dentro de su habitáculo.

La otoscopia: permite apreciar una perforación marginal casi siempre en la pars fláccida, pero a veces por su pequeño tamaño es difícil de ver, por lo que en estos casos es mucho más fiable utilizar el microscopio.

La audiometría: muestra una hipoacusia de transmisión de entidad variable.

La exploración radiológica: gracias a un TAC podemos diferenciar una OMC simple de otra colesteatomatosa.

 

Pronóstico

La OMC con perforación marginal tiene un mal pronóstico en ausencia de tratamiento. A veces este mal pronóstico puede modificarse mediante reconstrucción quirúrgica.

Las OMC está abocada a presentar complicaciones todas malas y peligrosas. 

Cuando se diagnostica una OMC con perforación marginal y con colesteatoma se debe intervenir quirúrgicamente cuanto antes.

 

Tratamiento

El tratamiento de la OMC con perforación marginal y con colesteatoma debe ser siempre quirúrgico, excepto que exista un impedimento clínico mayor. 

 

 

 

Bibliografía:

GIL CARCEDO, L.M. (1995).Otología.(pp.275-296) Editorial Médica Panamena.1ªEdición. ISBN 84-89316-03-1

https://www.felipecastillo.cl/detalle_noticia/otitis-media-cronica